Misterios del Santo Rosario
Tercer Misterio Luminoso
Jesús Martínez García - Año 2006


La llamada a la conversión
y el anuncio del Reino


Son los ojos del asombro
los que escuchan.
Se fían como niños, se convierten.
Dios esconde un tesoro en sus raíces,
un reino que les crece jubiloso
hasta que sus ramas alcanzan
la alegría permanente.
Porque entonces murieron,
la simiente
se reencuentra con la mano sembradora
en lo alto
de la espiga para siempre.